Las cooperativas, empresas antiprecariedad para arrinconar el desempleo andaluz

El presidente de FAECTA subraya en este artículo de la revista Agenda de la Empresa que para dinamizar la economía de la región y promover un empleo saludable en términos de calidad, inclusión y sostenibilidad las empresas de economía social son un pilar fundamental

12.02.2019 Categoría: Portada, FAECTA


Estamos de estreno. Andalucía comienza una nueva etapa política que abre nuevos horizontes y crea nuevas expectativas poniendo el foco en las medidas que desarrollará el nuevo Ejecutivo andaluz. Nos han avanzado el qué, pero no tenemos claro el cómo. En su discurso de investidura como presidente de la Junta de Andalucía Juan Manuel Moreno ha esbozado algunas líneas de trabajo y ha destacado que “reforzará la proyección de las empresas de economía social haciendo hincapié en la incorporación de desempleados”.

 

Desde FAECTA saludamos esta iniciativa y nos parece acertada la apuesta por estas empresas para arrinconar el desempleo en una comunidad que roza el 22,5% de paro. No nos cabe duda de que para dinamizar la economía de la región y promover un empleo saludable en términos de calidad, inclusión y sostenibilidad las empresas de economía social son un pilar fundamental. Este modelo de gestión empresarial garantiza la participación y el ejercicio de la democracia económica, que unido a los valores que promulgan, favorecen la cohesión territorial y social. Vertebrar el territorio a través de estas empresas supone abrir nuevas oportunidades, especialmente en el ámbito rural donde se necesita una estrategia de apoyo al desarrollo local que garantice la fijación de la población al territorio y ofrezca a la juventud vías de inserción laboral. La economía social tiene mucho que aportar.

  

En FAECTA ya existe una línea de trabajo consolidada en este sentido. Creamos redes de colaboración con las instituciones y entidades asentadas en la zona, trabajamos directamente en el territorio y difundimos las ventajas que ofrecen estas empresas de cara al emprendimiento entre aquellas personas que buscan su incorporación al mercado laboral.

  

Estamos de estreno. Andalucía comienza una nueva etapa política que abre nuevos horizontes y crea nuevas expectativas poniendo el foco en  las medidas que desarrollará el nuevo Ejecutivo andaluz. Nos han avanzado el qué, pero no tenemos claro el cómo. En su discurso de investidura como presidente de la Junta de Andalucía Juan Manuel Moreno ha esbozado algunas líneas de trabajo y ha destacado que “reforzará la proyección de las empresas de economía social  haciendo hincapié en la incorporación de desempleados”.

 

Desde FAECTA saludamos esta iniciativa y nos parece acertada la apuesta  por  estas empresas para arrinconar el desempleo en una comunidad que roza el 22,5% de paro. No nos cabe duda de que para dinamizar la economía de la región y promover un empleo saludable en términos de calidad, inclusión y sostenibilidad  las empresas de economía social son un pilar fundamental. Este modelo de gestión empresarial garantiza la participación y el ejercicio de la democracia económica, que unido a los valores que promulgan, favorecen la cohesión territorial y social. Vertebrar el territorio a través de estas empresas supone abrir nuevas oportunidades, especialmente en el ámbito rural donde se necesita una estrategia de apoyo al desarrollo local que garantice la fijación de la población al territorio y ofrezca a la juventud vías de inserción laboral. La economía social tiene mucho que aportar. 

 

En FAECTA ya existe una línea de trabajo consolidada en este sentido. Creamos redes de colaboración con las instituciones y entidades asentadas en la zona, trabajamos directamente en el territorio y difundimos las ventajas que ofrecen estas empresas de cara al emprendimiento entre aquellas personas que buscan su incorporación al mercado laboral. 

 

Por otro lado, el nuevo escenario político requiere el desarrollo de una interlocución directa encaminada a facilitar el diseño de políticas certeras en materia de economía social. La aportación de estas empresas a la economía andaluza supera el 9% y su tejido productivo implica a 4.000 empresas y más de 50.000 empleos directos. Son datos más que suficientes para que el Ejecutivo andaluz cuente con estas empresas como instrumento antiprecariedad. Desde FAECTA confiamos en afianzar una colaboración a nivel institucional que suponga el cumplimiento de las medidas anunciadas en el discurso de investidura. La economía social goza de una salud inmejorable para impulsar el crecimiento económico de Andalucía. Son empresas que funcionan especialmente entre nuestros jóvenes, pero es necesario ampliar y reforzar su radio de acción, consolidar a las ya existentes para que sigan generando empleo, dar a conocer las ventajas de emprender con esta tipología empresarial poniendo en valor tanto su bajo coste de constitución como las facilidades de trabajar en equipo. Nuestra comunidad necesita una herramienta potente para arrinconar el desempleo y las empresas de economía social tienen reconocida esta capacidad a nivel europeo e internacional. 

   
Compartir




Suscríbete a nuestro boletín para conocer la actualidad del cooperativismo de trabajo

Representamos y defendemos los intereses de las Cooperativas de Trabajo de Andalucía. Promovemos el cooperativismo. Fomentamos el emprendimiento. Somos empresas que creamos empleo estable, ejercemos la democracia económica y favorecemos la igualdad de oportunidades.

FAECTA © 2015 (Federación Andaluza de Empresas Cooperativas de Trabajo.) | Inicio | Intranet | Área Privada | Contactar | Accesibilidad | Aviso Legal | Mapa Web