El Roble obtiene la certificación de calidad de la Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales

La cooperativa sevillana gestiona la residencia de mayores Vicente Ferrer, la primera con sello de calidad de la Junta

30.03.2015 Categoría: Cooperativas en acción, Portada


La cooperativa de trabajo El Roble, asociada a FAECTA, que gestiona la residencia geriátrica municipal Vicente Ferrer en Castilblanco de los Arroyos, ha logrado la certificación de calidad en nivel óptimo que otorga la Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales a través de la Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía (ACSA), siguiendo el Manual de Estándares de Servicios Residenciales.

 

Al acto de entrega de esta distinción, que se celebró en el Ayuntamiento de la localidad, han asistido el alcalde de Castilblanco, Manuel Martínez; la delegada territorial en Sevilla de la Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, Francisca Díaz; el director de la Agencia de Servicios Sociales y Dependencia, Manuel Martínez; el director de la Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía, Antonio Torres; y el presidente de la cooperativa El Roble, José Romero.

 

El centro, que ha cumplido con más del 80 por ciento de los estándares o parámetros de calidad con los que se ha evaluado su actividad, cuenta con 58 plazas, de las cuales 40 están concertadas con la Junta de Andalucía, dos con el Ayuntamiento y el resto son privadas, atendiendo a un perfil de personas que va desde personas autónomas a personas en situación de gran dependencia, según informa la Administración andaluza en una nota.

 

Presta atención en el ámbito sanitario, psicológico, social, ocupacional y fisioterapéutico y su trabajo, iniciado en 2001, ha obtenido el reconocimiento de la Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales como 'Mejor centro de atención a personas mayores de Andalucía' en 2013.

 

Con este sello de calidad, la ACSA reconoce, entre otras fortalezas del centro, la sistematización de sus canales de comunicación con los servicios de atención primaria, lo que supone una garantía del cuidado de la salud en personas con patologías crónicas y con elevado grado de dependencia. Existe también un procedimiento de atención sanitaria a residentes mayores que incluye la valoración de la persona residente, los cuidados enfermeros, la coordinación con los médicos de atención primaria y atención hospitalaria y la atención a urgencias.

 

Además, se cuenta con un protocolo para la detección del maltrato a personas residentes, con la secuencia de actuaciones a seguir por parte de los profesionales del servicio residencial en caso de que detecten algún abuso o maltrato.

 

Una importante fortaleza de este centro valorada por los evaluadores reside en la incorporación de profesionales bien formados procedentes del ámbito de la discapacidad que cuentan con modelos de trabajo basados en la mejora de la calidad de vida de las personas, todo ello basado en principios de respeto y ética, esenciales en esta residencia.

 

Como ejemplo de ello, existe un manual de derechos y ética de la atención en el que se marcan pautas para asegurar los derechos de las personas residentes, la ética en el desarrollo de la actividad que se presta en la residencia de mayores y la sistemática de resolución de dudas de tipo ético por los profesionales.

 

La organización interna de la residencia también ha sido objeto de atención por parte de los evaluadores. Así, por ejemplo, en el informe se indica que el servicio residencial utiliza una encuesta de clima laboral como sistema de medición del ambiente de trabajo y conocimiento de la percepción de sus trabajadores sobre la organización.

 

El análisis de los resultados permite identificar áreas de mejora para promover el sentimiento de pertenencia y el compromiso de los profesionales con la organización haciéndola más competitiva. También la incorporación de una parte significativa de los profesionales a la gestión del propio centro favorece la toma compartida de decisiones y el compromiso con la calidad del servicio.

 

Este hecho se debe a que la empresa El Roble, que gestiona la residencia Vicente Ferrer, es una cooperativa de trabajo, una forma jurídica que se basa en la democracia y en la gestión participativa.

(Fuente y foto: Europa Press)
Compartir




Suscríbete a nuestro boletín para conocer la actualidad del cooperativismo de trabajo

Representamos y defendemos los intereses de las Cooperativas de Trabajo de Andalucía. Promovemos el cooperativismo. Fomentamos el emprendimiento. Somos empresas que creamos empleo estable, ejercemos la democracia económica y favorecemos la igualdad de oportunidades.

FAECTA © 2015 (Federación Andaluza de Empresas Cooperativas de Trabajo.) | Inicio | Intranet | Área Privada | Contactar | Accesibilidad | Aviso Legal | Mapa Web